jueves, 29 de septiembre de 2011

características!!

Muy a menudo hay en el folleto un componente persuasivo: se pretende que el lector adquiera el producto presentado, acuda al museo o visite la ciudad. De ahí que la descripción tenga un carácter elogioso: se ensalzan las virtudes del objeto descrito con vistas a despertar la curiosidad y el interés del lector.
El folleto suele incluir imágenes, que contribuyen a hacer más atractivo aquello que se presenta. Un folleto turístico en el que se describa una comarca incluirá, por ejemplo, fotografías de sus paisajes y monumentos más destacados.


Dentro del conjunto de folletos se pueden distinguir tres tipos: volantes, dípticos y trípticos. Cada uno tiene características distintivas y requerimientos específicos de diseño.
Los volantes son folletos destinados a la difusión masiva de los productos y servicios de una empresa. Son piezas generalmente muy accesibles con las que es posible llegar a grandes cantidades de público
Los dípticos son folletos ideales para presentar a una compañía con calidad y elegancia. Un díptico es una hoja doblada en dos partes, de modo que se obtiene una pieza de cuatro paneles (dos caras exteriores y dos interiores). El formato tradicional que tiene este folleto es el de un libro.
Estos folletos son ideales para hacer conocer a una empresa de manera seria e impactante. Con ellos toda empresa logra edificar una imagen realmente confiable ante el público. Como su nombre lo indica, un tríptico es un folleto que se obtiene al plegar una hoja de papel en tres partes. Así, se trata de una pieza que consta de seis paneles, tres en su interior y tres en su exterior. En estas diferentes caras se distribuye todo el contenido acerca de una empresa: valores y principios corporativos, compromiso de calidad, historia institucional, productos, servicios, novedades, promociones e información de contacto, fundamentalmente.
El tríptico más popular tiene el tamaño de una hoja carta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada